Tipos de arneses para perros y sus áreas de aplicación

Los arneses para perros se crearon inicialmente con el propósito de llevar una carga con ellos. ¿Por qué los dueños de perros eligen hoy en día, arneses en vez de correas? ¿Qué opciones se pueden elegir y qué es lo mejor para nuestro perro? El estudio de JULIUS-K9® da respuesta a estas preguntas.

 

El arnés cervical – El arnés pectoral – El arnés collera

Antes de estudiar los diferentes tipos de arneses para perros, es imprescindible mencionar los diferentes tipos de arneses para caballos, porque cada variedad de arnés tiene su origen en el uso con caballos de tiro y de carga. Estos arneses se crearon para la ayuda en la agricultura y también como tracción de los coches. Específicamente el primer arnés cervical traído de China a Europa y muy extendido entre las civilizaciones antiguas fue un gran aliado de las caballerías durante las conquistas.

El arnés cervical disminuía la fuerza ejercida por los animales de tiro, por esta razón se extendió el arnés pectoral para evitar este problema. Probablemente se introdujo en la cultura romana y también llego a la Cuenca de los Cárpatos durante la expansión de los hunos.

En Europa, con la excepción de la Cuenca de los Cárpatos, se extendió generalmente el tercer tipo de arnés, el arnés collera de forma ovalada, para el arrastre de cargas. Gracias a los colonizadores después también se extendió también en América concretamente para el caballo. Con la collera, el caballo era capaz de distribuir todo su peso en el cuello y los hombros para mover cargas pesadas y así resultaba más eficaz que el arnés pectoral.

Caso especial: arnés combinado

El nombre del arnés llamado Brollar se inventó con una combinación de palabras ‘breast’, que significa pecho, y ‘collar’.

Este arnés se ajusta bien entre el cuello y los hombros del caballo y de esta forma combina las características positivas de ambos arneses. El corte arqueado en la zona de la articulación del hombro garantiza, que sea cómodo para el caballo, ofreciéndole máxima libertad de movimiento en sus hombros.

Cada vez más se usa en los diferentes campeonatos de caballos como son el maratón, las carreras de obstáculos y las carreras de coches de larga distancia, ya que además de ser cómodo para el caballo, también maximiza la fuerza de tracción gracias a su diseño.

 

brollar

Fuente: horseandhound.co.uk

 

Desde los primeros perros de pelea hasta los perros de rescate en la actualidad

Generalmente los arneses para perros se idearon para perros con trabajos específicos en la Edad Antigua, como perros de apoyo en las guerras, donde se escogían perros de gran fortaleza corporal. Gracias a la evolución de la industria bélica los perros pasaron a las unidades de guardia. En el siglo veinte, la Primera Guerra Mundial brindó una oportunidad excelente para el desarrollo de los trabajos de los perros, que se empezaron a usar como perros mensajeros y perros de rescate. Fue después de la guerra mundial que llegaron a la venta los primeros arneses de guía para ciegos. Durante la fiebre de oro americano, debido a su uso, la popularidad de los arneses para perros de trineo se ha disparado. La cultura de la antigua India se mezcla con el conocimiento y las necesidades de la civilización occidental.

Los arneses fueron utilizados en las áreas siguientes:

  • Participantes en las guerras como fuerza de ataque (Edad Antigua)
  • Tiro de carga / trineo (desde la Edad Antigua hasta la actualidad)
  • Rescate: transportando las herramientas de rescate (Primera Guerra Mundial)
  • Guía para ciegos (a partir de la Primera Guerra Mundial)

Los arneses para perros se crearon inicialmente con el propósito de llevar una carga con ellos. El arnés para perros tiene su origen en los arneses creados para animales de tiro, principalmente los ideados para el arrastre en los coches de caballos. Debido a la amplia aplicabilidad del perro, surgieron nuevas demandas también en cuanto a su función.

En la actualidad podemos usar los arneses para perros como chalecos de visibilidad para pasear, en caso de perros lesionados para su rehabilitación, como chaleco de natación para actividades acuáticas, como arnés de descenso o izado para rescate, o para mostrar rótulos o señales.

Desde el punto de vista del diseño, los arneses para perros, al igual que los arneses de caballos, se dividen en dos grupos: existen las colleras (más adelante para perros llamados arnés en Y) y los arneses pectorales ‘Breast strap harness’ o lo que es lo mismo, los arneses pectorales.

En ambos grupos podemos encontrar diferentes variaciones – con sillines, con o sin funda, con cinturones anchos y estrechos – todos ellos aplicables para llevar a los perros con correa. La mayoría de los usuarios de arneses pone el arnés en los perros entre una o dos horas diarias para el paseo cotidiano. Con este fin, desde el punto de vista anatómico y de la materia prima, ambos tipos de arneses son dispositivos adecuados y prácticos, a pesar de ser diferentes. El uso de los arneses, en vez de los collares, ha ganado mucha fuerza hacia finales de los años 90, en parte gracias a la defensa de los protectores de animales. La razón principal de la generalización de los arneses para perros entre los dueños de perros es la de protección de la salud ya que estos liberan el estrés del cuello del animal. Durante el paseo, los arneses para perros con correa son más cómodos para el perro que los collares.

Un arnés para perros es un dispositivo que consta en parte de correas que se utilizan para guiar, retener y levantar al perro utilizando mayoritariamente la fuerza de tracción. Durante su uso, el arnés cuida la zona del cuello y permite que el perro respire libremente tanto durante los paseos diarios como mientras practica deportes para perros con libertad de movimientos.

La función principal del arnés para perros es reemplazar al collar. El arnés ejerce menos tensión en el cuello del perro y facilita la respiración libre, mientras que permite al dueño controlar al perro de forma óptima.

 

Tipos de arneses para perros

La versión de la collera usada para caballos que se ha desarrollado para perros es el arnés en Y.

Los ejemplares más conocidos son los arneses desarrollados para tirar de cargas de gran peso, los arneses de trineo, que incluso llegaron a tener la apariencia actual tras un desarrollo durante varios siglos, y los arneses cotidianos para perros. Las colleras se colocan entre el cuello y las articulaciones del hombro. La correa que le da la vuelta al cuello permite que el animal aproveche toda su fuerza de arrastre distribuida entre la zona del pecho y la columna vertebral. No es mera casualidad que fuera este tipo de arnés que se usara como base para el tiro de trineo. El arnés en Y se conecta a la correa cervical y la almohadilla se coloca por debajo del pecho, en línea paralela con la columna vértebral.

En la versión de arnés en Y elaborada para el tiro de trineo, la fijación de la correa se realiza en el tercio trasero del cuerpo del perro, así se obtiene un diseño óptimo desde el punto de vista de la comodidad y la fuerza de arrastre.

Su uso en la actualidad se centra, además del tiro de trineo, en los deportes de arrastre y en los perros rastreadores. En cada arnés se coloca una almohadilla prolongada por debajo del abdomen y el pecho. Una almohadilla excesiva puede resultar un elemento molesto durante el uso en la calle, ya que la zona pectoral y abdominal se ensucian con mayor facilidad. Por tanto, se recomienda usar una almohadilla desmontable para cumplir las exigencias rutinarias de comodidad y limpieza del perro. Durante los paseos con correa, las cintas anchas amortiguan la fuerza y apoyan el torso del perro. A su vez, puede resultar práctico que las cintas de los arneses de los perros más viejos o que necesitan apoyo en su movimiento estén forradas.

Cabe mencionar que, en caso de los arneses utilizados con caballos, por causa de la comodidad y por el cambio de su aplicación en la actualidad, generalmente se prefiere el uso del arnés pectoral, porque una collera de mala fabricación es pesada y presiona las venas del cuello afectando negativamente a la respiración del caballo. (Fuente: http://magyarmezogazdasag.hu/2017/12/04/megfelelo-loszerszam-kivalasztasa)

En el mercado actual, se pueden encontrar modelos del arnés en Y adecuados para el uso cotidiano, sin embargo, la correa se sitúa en el primer tercio de la parte delantera del cuerpo del perro para que guiar al perro sea más fácil. No se suele determinar para que razas de perros no es aconsejable el uso del arnés en Y. En la selección de los arneses para perros, siempre se deben considerar las características anatómicas, el estado de salud del perro en concreto, el objetivo del arnés, el carácter y la competencia del perro y por último las capacidades del dueño.

Ventajas del arnés en Y:

  • Gracias a elaboración de las correas ajustadas entre los músculos del hombro y el cuello, se aprovecha completamente la fuerza muscular de ambas zonas vertebral y pectoral.
  • Según las descripciones encontradas en la literatura ecuestre, el perro puede aprovechar todo su peso corporal para el arrastre.
  • Puede llevar una estructura acolchada que permite la fijación de elementos de visibilidad y otros dispositivos en la espalda y los lados del perro.

Desventajas del arnés en Y:

  • Montaje de mayor complicaciónen el animal: muchas hebillas y otros elementos pueden resultar difíciles de ajustar.
  • El ajuste y/o talla incorrectos, por unas características anatómicas especiales del perro pueden presionar los órganos respiratorios pudiendo incluso obturar la tráquea del animal, por la presión en las arterias y venas del cuello.
  • No se debe usar para perros guía, sin embargo, en todas las demás áreas específicas son aplicables y de uso generalizado.
  • Un perro puede sufrir un ataque de pánico cuando la correa entra en contacto con la zona cervical. En este caso específico, se recomienda elegir otro tipo de arnés o pedir la ayuda del adiestrador.
  • Si se fijan sin forro las correas situadas alrededor del cuello, estas pueden tirar y molestar del cuello con el ritmo de los pasos, durante un paseo con correa.
  • Es muy raro encontrar un modelo con almohadilla cervical desmontable, con lo que el arnés debe ser lavado en su conjunto e imposibilita su uso en caso de no ser necesario el uso de la almohadilla.

Oferta de productos de JULIUS-K9®:

El arnés en Y Mantrailing de JULIUS-K9® (2017) lleva se enlace con una correa elástica de goma que, gracias a su extensión máxima de 2 centímetros, es capaz de compensar incluso las sacudidas más diminutas en los deportes recreativos y los paseos activos, o durante el trabajo de los perros rastreadores. Esta innovación patentada además facilita el trabajo del perro para que sea tranquilo, y a su vez, protege las articulaciones de la mano y del hombro de la persona que lleva la correa.

El arnés  en Y de Julius-K9® Longwalk también fue diseñado para estar activo en tres puntos. Los anillos ajustados elásticamente responden a cada movimiento del perro y del dueño, por lo que el sistema Duo-Flex® asegura que el arnés sea cómodo de usar incluso en los paseos más largos.

Arneses pectorales (brustblat, breast strap harness – Ejemplos: Norweger, K9®, etc.)

Los primeros hallazgos con referencia a arneses pectorales son de origen sumerio. La mayor parte de la literatura atribuye, aunque hipotéticamente, su desarrollo y difusión a los pueblos nómadas de las estepas y en su difusión atribuye un papel importante a los ávaros y a los húngaros. Probablemente, llegaron a la cultura romana y también a la Cuenca de los Cárpatos durante la expansión de los hunos, como arnés de caballos y animales de tiro. Mientras que en la zona de la Cuenca de los Cárpatos principalmente se usaba este tipo de arnés de tiro, en la cultura occidental se usaba la collera para el tiro de cargas. Esto no se extendía al uso general en los coches de caballos. Como ejemplo de ello, podemos ver el dispositivo que llevaban los caballos en la estatua del cuadriyugo situado encima de la puerta del Palacio de Brandemburgo en Berlín. Estos llevan el arnés pectoral en su cuadriga, un carruaje de cuatro caballos y dos ruedas. La correa pectoral, de arqueo elegante encaja cómodamente en los músculos pectorales del caballo, dejando libre toda la zona cervical sin impedir el movimiento de las patas.

Brandenburg

El pecho más suave del arnés del perro se mueve junto con el pelaje del perro en los músculos.

En cuanto a los perros, este es el tipo de arnés más extendido en Europa. Los modelos de arnés ‘Norweger’, ‘K9®’, ‘IDC®’ disponen de dos correas pectorales a la altura del esternón unificando las dos articulaciones del hombro. Los arneses IDC®, por su diseño especial, deben ser tratados aparte. No se determina por raza, para qué perros tiene ventaja o desventaja el uso del arnés de este diseño. En la selección de los arneses para perros, siempre se deben considerar las características anatómicas, el estado de salud del perro en concreto, el objetivo del arnés, el carácter y la competencia del perro y por último las capacidades del dueño.

Es cierto que mientras las correas pectorales de los arneses IDC® están arqueadas hacia el esternón, es decir, hacia arriba, en el caso de los arneses Norweger y K9®, esto puede provocar problemas, ya que la correa pectoral puede subir a la zona del esófago, sofocando al perro cuando paseamos con la correa. En los casos de perros que tienen un cuello corto, el uso del arnés pectoral debe complementarse con las fundas o almohadillas pectorales.

Para el uso cotidiano del arnés para perros, el objetivo es la protección de las venas del cuello y de los órganos respiratorios, para lo que también son prácticas las diferentes almohadillas desmontables. La correa pectoral apoyada en el esternón es de diseño rígido en los arneses K9®, formando así un arco por delante del pecho. Por tanto, paseando o corriendo lentamente, las articulaciones del hombro no tienen tacto alguno con la correa pectoral, en algunos perros. Cuando el perro salta o levanta las patas delanteras la correa pectoral puede subir con facilidad hacia el cuello.

IDC® termékteszt

Para elegir el tipo de arnés ideal de cada perro, indistintamente de su raza, se deben seguir las instrucciones de talla y ajuste del fabricante. En el caso de la correa pectoral, es importante evaluar si una correa ancha estorba o no al perro, cuando se flexiona para delante u olfatea. Si le estorba, la correa pectoral inclinada del arnés para perros IDC® es una solución ideal para el problema, teniendo especial cuidado en no elegir una talla demasiado grande porque nuestro perro esté en crecimiento. Esto siempre conlleva el riesgo de que la correa del pecho se deslice hacia abajo hasta las patas delanteras del perro e incluso que el perro pueda saltarla debido al ajuste incorrecto del arnés.

En caso de los arneses pectorales se aconseja la instalación de la almohadilla del pecho después del colocar arnés ya que, si no le ponemos almohadilla, los perros escapistas pueden soltarse. Por eso, es importante tener en consideración los consejos de uso de la correa que figuran en las instrucciones de uso. Si los ajustes del arnés se colocan demasiado ceñidos, los dueños de los perros limitan el libre movimiento de la articulación del perro.

Existen versiones de arnés pectoral con estructura acolchada, o sin ella. La estructura acolchada impide que la hebilla de la correa irrite la columna vertebral del perro durante el paseo.

Existen versiones de arnés pectoral con estructura acolchada, o sin ella. La estructura acolchada impide que la hebilla de la correa irrite la columna vertebral del perro durante el paseo.

Ventajas de los arneses con estructura acolchada:

  • Da al epitelio un aspecto único e inconfundible
  • chaleco de alta visibilidad al mismo tiempo
  • el forro mantiene las correas en constante movimiento alejadas del pelaje del perro para que no froten el pelaje del perro y no irriten la piel
  • evita que el mosquetón de la correa golpee directamente en la espalda del perro
  • Se pueden colocar inscripciones, bolsas, lámparas o incluso una cámara en el acolchado sin que los dispositivos entren en contacto con el cuerpo del perro.

Desventajas de los los arneses con estructura acolchada:

  • Para algunos perros, una silla grande requiere habituación
  • se calienta con mucho calor, si no en verano, diseño ventilado
  • en el caso de perros de pelo grande, deprime el pelaje

Arneses IDC® para perros como la combinación del arnés en Y y el arnés pectoral

Existen versiones con estructura acolchada y otras sin ella, es decir, con solamente las correas. El arnés IDC® es el primero y tal vez el único arnés para perros, cuya inclinación de la correa pectoral fue elaborado con base en cálculos físicos y trigonométricos (2010). Tal vez, esto contribuye a su éxito mundial.

El objetivo del desarrollo del arnés fue conseguir, qué durante el paseo con correa, su correa pectoral se posicione en el pecho del perro en la dirección de los posibles impactos, y de esa forma se pueda evitar la carga en la zona cervical gracias a la inclinación de la correa pectoral. Los cálculos físicos y las pruebas prácticas requerían diferentes ajustes de la correa pectoral según la talla de los arneses para perros. Este producto ha sido estudiado y usado con éxito también en concursos de tiro y de velocidad.

Ventajas del arnés para perros IDC®:

  • Se pueden adquirir versiones con, o sin estructura acolchada (exclusivamente con correas).
  • La hebilla de la correa pectoral se desplaza hacia la columna vertebral, pudiendo molestar el codo del perro, en caso de un ajuste incorrecto.
  • La zona cervical queda completamente libre con la correa pectoral.
  • Al igual que en caso del arnés en Y el cuello queda rodeado por el borde de la estructura acolchada por el lado de la espalda del perro.
  • La correa pectoral ancha mantiene su forma, es rígida y se apoya en el esternón. Así no se desliza ni se cae en las patas, por tanto, permite la máxima libertad del movimiento.
  • Fabricación europea, elaborado con elementos probados y examinados.
  • Diversas posibilidades para fijar lámparas y complementos desde la talla media.
  • Se pueden colocar encima etiquetas laterales.

Desventajas del arnés para perros IDC®:

  • Debido a una elección incorrecta de la talla, la correa pectoral puede deslizarse hasta las patas delanteras.
  • Por debajo del pecho, la parte de la almohadilla tendrá que ser montada aparte.
  • Para perros de menos de 10 kg, es muy complicado o imposible fijar lámparas.
  • Para perros de menos de 3-5 kg, el diseño más rígido de la correa pectoral podrá resultar extraño al primer contacto, no obstante, conforme con las pruebas realizadas, no molesta a los perros.

Arneses IDC® de vista lateral

Posición óptima de la correa pectoral en los cachorros.

Para perros en crecimiento no se debe elegir un arnés proporcionalmente más grande.

IDC® Powerharness for urban use

La correa pectoral – al igual que en el arnés en Y – cae ligeramente sobre la zona cervical.

Arneses para perros con estructura acolchada (arneses pectorales y arneses en Y)

Independientemente del diseño de la correa pectoral y de la talla, los arneses pueden tener versiones con estructura acolchada, o sin ellas. Esta estructura imita la forma de las sillas de montar caballo. La estructura acolchada no influye de forma importante en la distribución de la carga, ya que no sirve para la distribución de presión. La estructura acolchada se posiciona como una manta sobre la espalda, cubriendo en parte ambos laterales del perro. Proporciona la posibilidad de fijar herramientas (lámparas, bolsas, cámaras, etiquetas, etc.) sin entrar en contacto con el cuerpo del perro o estorbar su movimiento. En caso del arnés IDC® la inclinación de la estructura acolchada está unida a las correas cervicales del arnés en Y, con lo que se consigue que forme parte de la distribución de las cargas recibidas, durante el paseo con correa.

La estructura acochada ofrece la oportunidad de colocar elementos de visibilidad de diferentes colores en nuestros animales preferidos. El material de la estructura acolchada es impermeable por fuera y por el lado del cuerpo del perro suele ser de algodón u otro material agradable para la piel y además transpirable.

Usado en los refugios de animales y conforme a las respuestas recibidas, este tipo de arnés fortalece la autoestima de los perros inseguros, durante el paseo con correa.

¿Qué tipo de arnés corresponde al cuerpo de cada perro?

La elección apropiada de la talla del arnés para un perro y el ajuste correcto del mismo puede salvarle la vida. Si tu perro tiene fama de ser un escapista, tiene un físico especial, tiene un movimiento limitado, o si simplemente quieres ofrecerle a tu perro la máxima comodidad durante el paseo, te conviene leer este artículo.

Los fabricantes usan gráficos y explicaciones para describir cómo poner y ajustar correctamente los arneses, y cuando es posible también presentan fotos reales de su funcionamiento y apariencia. Sin embargo, es muy raro, que se faciliten información sobre los materiales utilizados y se informe sobre la carga útil máxima del arnés. A la hora de elegir la talla se aconseja determinar tanto las medidas del pecho del perro como su peso. Elegir la medida apropiada del arnés y el ajuste correcto del mismo, puede salvarle la vida al perro, por eso, los fabricantes hacen gran énfasis en las descripciones e ilustraciones. No se debe elegir una talla demasiado grande simplemente porque nuestro perro esté en fase de crecimiento. Esto siempre conlleva el riesgo de que la correa del pecho se deslice hacia abajo hasta las patas delanteras del perro, llegando incluso al punto en que el perro pueda saltarla por un ajuste incorrecto del arnés.

Escaparse del arnés o, dicho de otro modo, los perros escapistas

No se conoce un arnés diseñado para el paseo, del que algún perro no pueda escaparse, incluso tras haberlo ajustado de forma cómoda. Aun así, en general, los perros se podrán escapar de los arneses debido a una correa demasiado ajustada o un mal uso esta.

A la hora de comprar, es clave que los dueños de perros sean conscientes de la importancia de encontrar el arnés apropiado para su perro, permitiendo que sea fácil ajustarlo, ponerlo y quitarlo. Además de conocer las opciones de ajuste, es bueno entender las formas en las que el perro podrá escaparse, como, por ejemplo, en situaciones de peligro. La mayoría de los fabricantes de arneses provee información al respecto. En caso de los arneses pectorales se aconseja poner la almohadilla del pecho solamente después de haber colocado el arnés. La ventaja de instalarlo después es no tener que introducir o levantar las patas del perro, ya que la almohadilla pectoral (Cinturón Y, almohadilla pectoral IDC®) está diseñada para abrirse. En caso de perros con trastorno de pánico se aconseja la aplicación paralela del arnés y de la correa.

El objetivo del cinturón ‘I’ es impedir que los perros se escapen. Para ello, en los arneses pectorales, se forma un collar uniendo la correa vertical y la horizontal en el pecho del perro. En los arneses pectorales, si en la unión de las correas se incluye una almohadilla, los perros podrán escaparse con mayor facilidad que en el arnés en Y.

Arneses especiales para perros con un físico especial

Mientras que, en el caso de perros de cuerpo alargado tipo Teckel, se aconseja elegir un tipo de arnés donde se ajuste la correa pectoral, para que el anillo que conecta el arnés y la correa se sitúenen el centro del lomo del perro, en el caso de perros de cuerpo corto o de diámetro pectoral reducido, como el Pug, la correa debe ser fijada en la parte delantera del lomo cercana a la cruz.

La anchura de las correas que pasan por delante y por debajo del pecho es crucial, desde el punto de vista de la distribución de la presión y la carga, pues una correa más estrecha supone mayor carga para el cuerpo del perro. Respecto a las experiencias de los últimos 20 años, para un perro con un peso mayor que 18 kg, es recomendable emplear correas de 40-50 mm de anchura. Por otro lado, para un perro de pocos kilos, no se aconseja usar correas de menos de 14 mm de anchura en los arneses. Una correa pectoral ancha provee una ventaja respecto a la distribución de la carga, pero si no escogemos bien la talla, la correa pectoral de los arneses pectorales, al situarse por debajo del esternón, puede llegar a deslizarse hacia las patas.

Si la correa pectoral del arnés para perros se fabrica de material endeble, también puede deslizarse hacia las patas y permitir que el perro se pueda escapar del arnés.

Si la correa pectoral del arnés provoca asfixia en la zona de la garganta o si la respiración del perro está visiblemente obstaculizada, habrá que verificar la talla del arnés. El uso de las almohadillas lavables, que se colocan en la correa pectoral después de colocar el arnés, es positivo y además las podemos probar en diferentes tamaños. En caso de un paseo activo, la talla de la correa pectoral es crucial: si el forro es demasiado ancho, se podrá lesionar la axila del perro. Si la almohadilla pectoral cubre el pecho de un Bulldog Inglés, probablemente le quedará grande a un Braco. La pregunta entonces es, si para la actividad cotidiana es necesaria la almohadilla pectoral que cubre completamente el pecho. La respuesta es no. Una almohadilla demasiado grande supone un exceso de peso y una carga inútil para el perro. Además, cuando está mojada, la situación se agrava más. La almohadilla que cubre la correa por debajo del pecho en línea con la columna vertebral,puede ser una ayuda a la hora de meter al perro en el coche, pero acumula mucho barro cuando el perro se mueve libremente.

En caso de perros ancianos y perros con movimientos limitados es práctico usar su asa de agarre ergonómico para levantar al perro.

Para perros nerviosos o ansiosos, se aconseja usar un arnés pectoral que se pone con un solo movimiento simplemente tirando de este por encima de la cabeza del perro. Para este tipo de animales, es recomendable evitar los arneses de tipo Y, que se ponen levantando la pierna o ajustando varias hebillas.

En resumen, a la hora de elegir el arnés para perros adecuado es imprescindible tener en cuenta el físico y la forma individual del perro,además de elegir el diseño apropiado de la almohadilla pectoral, la cual es crucial para una comodidad óptima.

 

chest pad

Cómo elegir un arnés para perros de alta calidad y como usarlo de manera correcta

¿Qué debes tener en cuenta antes de comprar un arnés a tu perro? Si ya tienes un arnés te mostramos cómo usarlo en el día a día, ya sea para pasear o para viajar con tu perro en coche. Con nuestros consejos prácticos podrás evitar accidentes y molestias.

 

Estudio de los materiales para arneses

El perro suele ser visto como un miembro más de la familia. Precisamente por esta razón, es esencial que los fabricantes de arneses para perros utilicen materiales de alta de calidad en los que se garantice la seguridad para el uso humano. Todos los materiales importados en la Unión Europea necesitan el Certificado REACH (acrónimo de Registro, Evaluación, Autorización y Restricción de sustancias y mezclas químicas). Este certificado aplica también a los materiales usados en la elaboración de las correas y fundas de los arneses para evitar que sustancias nocivas puedan ser absorbidas al entrar en contacto con la piel de perro. Por ejemplo, el estándar ‘Oeko-tex’ es un sistema de calificación y certificación independiente para productos textiles. Todos los materiales usados en la elaboración de los arneses Julius-K9®, son productos certificados con la valoración de calidad “Premium” por ‘Oeko-tex’, cuyo sistema ofrece garantías de la seguridad de estos componentes.

OEKO-TEX

lgunas correas y hebillas de algunos fabricantes, proceden de fuera de la Unión Europea, donde se utilizan plásticos reciclados que puede contener sustancias nocivas. Estos carecen de cualquier certificado que descarte la existencia de sustancias nocivas. Las correas y hebillas elaboradas con residuos industriales, además de las toxinas que pueden contener, también conllevan riesgos asociados a una menor capacidad de carga de estos materiales. Los compradores deben desconfiar de estos productos, así como de los productos falsificados, ya que estos últimos, suelen tener certificados también falsos, que pueden ser engañosos.

Con respecto a los materiales de las hebillas y cierres, los productos de fabricación europea en su mayoría disponen de los certificados necesarios. Es importante destacar que los materiales de calidad alta o “Premium” aumentan también la capacidad de carga y la resistencia de las hebillas.

 

Daños e inconvenientes causados por un mal uso o un ajuste incorrecto de los arneses

En caso de ejercicio físico durante varias horas diarias, es necesario controlar si el arnés provoca roces en la piel del perro en las zonas de la axila, del cuello o del vientre siendo este hecho aplicable a todos los tipos de arnés. Se debe comprobar si el ajuste del arnés se ha realizado según las instrucciones, en los casos en los que existan ajustes. El arnés debe quitarse del perro después del paseo, o al menos como muy tarde antes del descanso nocturno. En el caso de los perros de pelo corto, las fundas de tejido perforado o de malla, arrancan más el pelo del perro, que las de tejido de algodón de superficie lisa, que además son más fáciles de limpiar. En caso de ser desmontable, un acolchado pectoral sucio, deberá lavarse más a menudo que las otras partes del arnés. Es importante evitar la lavadora y la secadora, en la mayoría de los arneses para perros, para mantener su estado inicial.

 

La resistencia a la carga de los arneses de perros – Pruebas de carga

Los consumidores conscientes prefieren cada vez más, los arneses que han sido testados en pruebas de carga. Para un paseo seguro, es ideal si el arnés es capaz de soportar hasta tres veces el peso del perro incluyendo las costuras y los elementos de cierre.

 

 

Fijación de los perros al coche con un arnés

A nuestros amigos de cuatro patas, nacidos para moverse, les gusta aprovechar el espacio disponible en el coche, por lo que se mueven, incluso hasta los asientos delanteros, pudiendo molestar así al conductor. Además, pueden saltar por las ventanillas o las puertas abiertas, poniéndose en peligro a sí mismos y a otros peatones o vehículos.

La sujeción del perro al asiento trasero se realiza, o bien, con accesorios que se introducen en el cinturón de seguridad del vehículo, o bien, con accesorios que se unen a la hebilla del cinturón pudiendo acoplar los arneses.

Los expertos hacen hincapié en que la fijación con correas, bien ajustadas en el asiento trasero, puede cumplir con los requisitos de las normas vigentes, pero aun así estos no se consideran un mecanismo salvavidas, en el caso de un accidente de choque frontal. Conforme a las leyes de la física, en caso de un choque de un vehículo que circula a unos 50 km/h de velocidad, el peso que se ejerce sobre las correas de fijación, de un perro de 20 kg, puede llegar a ser diez veces el peso real del mismo.

Los que deseen la solución que ofrece una máxima seguridad, en caso de choque, también deberían usar una caja fijada de transporte para perros.

 

Transport im Auto